APRENDE A PAGAR MENOS IMPUESTOS SUSCRIBIÉNDOTE A MI LISTA

Descarga mi ebook “35 gastos deducibles para pagar menos impuestos“

EL PRECIO DE VENTA DE TU PRODUCTO

A lo largo de estas últimas semanas has desempolvado tu calculadora, la neurona de echar cuentas y has visto que esto de los números tampoco es para tanto. Has hecho avances importantes y ahora no sólo sabes qué gastos se te pueden presentar en tu negocio sino que, además, sabes calcular tus amortizaciones y diferenciar entre inversiones/gastos y también entre gastos fijos/gastos variables.

En la primera entrada “útil” aprendiste que el precio de venta de tu producto lo debes fijar en función de un criterio objetivo y desde entonces no hemos parado de hablar sobre costes, gastos y más costes y más gastos. Sin embargo, la piedra angular de tu negocio son los ingresos y precisamente por eso hoy vamos a darle una vuelta de tuerca más al cálculo del precio de tu producto.

Tal y como vimos, el precio del producto se calcula añadiendo un margen comercial a los gastos del negocio. Si repasas los cálculos y te fijas bien te darás cuenta de que, para calcular el precio de cada par de patucos de punto, tan sólo tuvimos en cuenta los costes de producción y los costes de mano de obra ó, lo que es lo mismo, los gastos variables y tu propio tiempo. Ahora que ya sabes más cosas que aquél día, ¿no echas nada de menos? ¡Seguro que sí! Se trata nada más y nada menos que de los gastos fijos del negocio que, por supuesto, deben tenerse en cuenta a la hora de calcular el precio.

El cálculo del precio del producto es una cuestión que trae de cabeza a la mayor parte de los emprendedores que comienzan su propio negocio. Una vez que lo estableces, es difícil decirle a tu cliente “oye, que hace un mes te cobré 20 pero me he dado cuenta de que te tengo que cobrar 50 o el negocio se me va al garete”. Si yo fuera tu cliente probablemente saldría corriendo porque me daría la sensación de poca formalidad y ninguna seriedad, por no hablar de que dudaría de si a la tercera compra el precio sería de los mismos 50 ó se habría incrementado hasta 80 por arte de birli-birloque.

El cálculo del precio del producto fue una de las cuestiones que más se repitió entre los emails que me enviasteis antes de empezar con los “post útiles” y, por eso, quise que la primera entrada sirviera para quitar el miedo a este tema. Aquellos cálculos son perfectamente válidos para un “dummie” que comienza y aún no se ha visto con capacidad suficiente como para convertir su hobby en un negocio con todos los sacramentos de Hacienda y la Seguridad Social, más que nada porque en estas circunstancias no sueles tener gastos fijos. Entiendo que no todos estamos en esta situación y que algunos necesitamos vivir de lo que hacemos así que, ahora que ya tienes unos conocimientos un poco más avanzados que cuando empezamos, va siendo hora de completar lo que sabes.

Para imputar los gastos fijos a la producción, necesitas utilizar un criterio. Aquí entramos en terreno resbaladizo porque puede haber tantos criterios de imputación como negocios funcionando. Todo depende de las características del producto, del modelo de negocio y de los cálculos que esté dispuesto a hacer cada uno.

Parto de la base de que aquí todos somos “dummies” así que he tratado de buscar un criterio bueno, bonito y barato ó lo que viene a ser lo mismo, efectivo, sencillo de aplicar y que nos pueda servir a todos independientemente del negocio que tengamos. Mi fantabuloso criterio consiste en dividir los gastos fijos entre el número de horas trabajadas. Sabes de sobra cuánto tiempo te lleva “fabricar” tu producto ó servicio así que, si repartes los gastos fijos entre el número de horas trabajadas, podrás calcular qué parte de los gastos fijos corresponde a cada unidad de producto fabricada.

Dicho así esto suena a trabalenguas así que mejor lo vamos a ver con un ejemplo. Vamos allá. Continúo con el ejemplo de los patucos (ver aqui)

Sigo con mi idea, tejer patucos es lo que mejor se me da en el mundo y, vista la acogida que han tenido mis diseños entre mi círculo de amistades, me estoy planteando seriamente lanzarme al mundo empresarial con todas las consecuencias. El precio que calculé me ha servido mientras tejía los patucos en mi casa sin más gastos que la lana, el packaging, los gastos de envío y mi propio tiempo. Si legalizo mi situación, voy a tener que afrontar algunos gastos adicionales que serán como mínimo los 40 € mensuales que me cobra la asesoría más los 256,72 € que me cuesta la cuota de autónomos.

COSTES VARIABLES:

  • Madeja de lana = 3 € (me salen 10 pares patucos)
  • Gastos de packaging y envío = 4 €

Costes variables (de producción) = 0,30 € + 4 € = 4,30 €/par de patucos

COSTES FIJOS:

  • Salario mileurista
  • Horas trabajadas = 40 h/semana x 4 semanas/mes = 160 h/mes
  • Tiempo que tardo en tejer y enviar unos patudos = 2 horas y media

Coste por hora = 1.000 € mes / 160 h mes = 6,25 €/hora

Coste mano de obra = 6,25 €/h x 2,5 h/ud = 15,63 €/par de patucos

Costes fijos = 40 € + 256,72 € = 296,72 €

Costes fijos por hora = 296,72 € mes / 160 h mes = 1,85 €/hora

Costes fijos patucos = 1,85 €/hora x 2,5 h = 4,63 €/par de patucos

Costes fijos = 15,63 + 4,63 € = 20,26 €/par de patucos

COSTES TOTALES = 4,30 € + 20,26 € = 24,56 €/par de patucos

MARGEN COMERCIAL

  • Margen comercial = 10% x 24,56 = 2,46 €/par de patucos

Precio de venta = Costes fijos + Costes variables + Margen = 20,26 + 4,30 + 2,46 = 27,02 €/par de patucos.

*  *  *

Ni qué decir tiene que a este precio tendrías que añadirle el famoso IVA. El tipo de gravamen general es del 21% pero también puede darse el caso de que, dependiendo de cuál sea tu actividad, te puedas acoger al régimen especial de Recargo de Equivalencia. En este último caso, no tendrías que añadir el IVA al precio de tu producto. Ya hablaremos de esto más adelante.

Con un precio así, no tengo muy claro que vaya a vender muchos pares de patucos en mi aventura empresarial. La semana que viene veremos si me compensa tirarme a la piscina o no. Todo es cuestión de calcular.

¿LISTO PARA SER MÁS EFICIENTE Y GESTIONAR MEJOR TU NEGOCIO?

Ganarás tiempo y tranquilidad para tí
Ahora, es tu turno

¿Qué te ha parecido el post?

0 comentarios

  • Lupe dice :
    26 febrero, 2013 a las 09:04

    Jum!!
    Esto de los gastos fijos es algo a lo que andaba dandole vueltas sobre como meterlo tambien en el precio, asi que…. mil gracias!
    Y es que cada vez que entro aquí, encuentro algo super util!!

    Que tengas una feliz feliz semana!! 😉

  • Rosa del Río dice :
    26 febrero, 2013 a las 11:13

    Gracias Sara!!!!. Lo explicas fenomenal!!!!!.

  • fiscadummies dice :
    26 febrero, 2013 a las 14:39

    Hola chicas! Me alegro mucho de que os resulte útil. Después de la entrada de hoy ya todo encaja mucho mejor, ¿verdad?
    Besos!

  • Ms.M dice :
    26 febrero, 2013 a las 15:51

    Esto está genial, como siempre.
    Nosotras los gastos fijos de momento tenemos dificil repartirlos porque no sabemos cuanot será la producción anual, pero son 18$ al año de gastos fijos y ya está, con lo que no van a tener un impacto muy grande. De hecho dejamos unos centimillos de más por esas cosas, ya que no queríamos que luego nos pasase justo lo que dices de usbir los precios por momento.
    La ventaja es que como el producto cambiará según la colección en las próximas podemos ajustar cositas.
    El ejemplo que pones es muy muy útil… jajaja.
    Un beso muy gordo y gracias por tu ayuda.

  • Ana dice :
    26 febrero, 2013 a las 16:12

    ¡Qué fácil lo haces! Mira, eso de repartir los costes fijos por las horas de trabajo no se me había ocurrido ¡lo facilita todo!
    Y oye, una duda que me asalta, aunque seguramente sea adelantar acontecimientos ¿no tendríamos que tener en cuenta también el IRPF en el precio del producto? uf, qué lío, ando justo en el punto en que tengo que cuadrar todas mis cuentas para ver si el negocio es viable o no ¡y hay que tener en cuenta muchas cosas!

  • Eva dice :
    27 febrero, 2013 a las 20:27

    Felicidades Sara!!!
    Como siempre de lo mas practico y sencillo vocabulario, justo lo que necesitamos los profanos en economia!! Muchas gracias de nuevo y besotes

  • Carlos dice :
    27 febrero, 2013 a las 22:53

    Sólo decirte que me pillas cambiando las pilas a la calculadora, desde que empezaste con tu página no paró de darle a las teclas y de sacar punta al lápiz. Muy útil lo que cuentas y estoy descubriendo una pila de conceptos que ni siquiera contaba con ellos ni nunca me había planteado.
    Un beso

  • Victor dice :
    25 noviembre, 2013 a las 20:38

    Hola Sara!
    Muchas gracias por tu blog, aclara muchas cosas!
    Tengo una duda, porque dices que si estamos en regimen de Recargo de Equivalencia no tenemos que añadir el IVA a los productos??
    Es que este es mi caso, y yo para calcular el "coste unitario" de mi producto, lo que estaba haciendo era una vez tenia calculado su coste unitario sumarle un 26% (que es lo que pagas de impuestos en el Regimen de Recargo de equivalencia)

    Pero parece ser que eso esta mal segun dices y no entiendo porque 🙁

    Un abrazo y mil gracias

    • fiscadummies dice :
      14 enero, 2014 a las 19:23

      Hola Victor!

      A veces es difícil explicarlo todo clara y meridianamente, así que es normal que surjan dudas como la tuya. Al estar en recargo de equivalencia tú no haces declaración de IVA, sino que lo que haces es pagárselo directamente a tus proveedores y son ellos los que se lo ingresan a la Agencia Tributaria. Ese IVA que pagas a tus proveedores, yo lo considero como mayor coste de adquisición. Al vender tu producto no repercutes IVA a tus clientes, de modo que no lo debes considerar para el cálculo del precio de venta.

      Espero haber aclarado tu duda!!!

¿Y tú qué opinas?

¿QUIERES PAGAR MENOS IMPUESTOS?

Descarga mi ebook “35 gastos deducibles para pagar menos impuestos“