APRENDE A PAGAR MENOS IMPUESTOS SUSCRIBIÉNDOTE A MI LISTA

Descarga mi ebook “35 gastos deducibles para pagar menos impuestos“

CÓMO SABER SI DEBES DARTE DE ALTA EN AUTÓNOMOS

Hace ya tiempo que descubriste que lo que en un principio era un simple hobby algún día se podría convertir en un negocio, en una forma de vivir. Te va bien, tienes clientela y tus productos (o lo que sea que haces tan bien) te están dando tantas alegrías que te gustaría dejar tu trabajo de oficina y dedicarte a ellos en cuerpo y alma. ¿Cómo saber si ha llegado ya la hora de empezar a declarar tus ingresos y dejar que tu negocio crezca como se merece?

Quizá tu caso sea otro y te estés planteando hacer lo que mejor se te da pero esta vez trabajando para ti mismo, sin la inflexibilidad de los horarios agobiándote todo el rato y sin el pesado de tu jefe dando la paliza día sí, día también. ¿Cómo saber si tu negocio es en la práctica tan buena idea como parece dentro de tu cabeza?

Para saber si te compensa más trabajar como un loco en tu negocio ó estar sentado en el sofá de casa, lo primero que tienes que calcular es si vas a obtener beneficios o pérdidas. Este es el punto de inflexión, la cuestión determinante que te animará a saltar al vacío con todo el convencimiento ó a remangarte y ponerte manos a la obra para hacer los cambios necesarios. No olvidemos que un negocio supone mucho esfuerzo y también una inversión económica y esto no es una ONG ni tampoco estamos como para tirar los euros por la ventana.

Sospecho que a estas alturas no se te escapa que los beneficios (ó las pérdidas, pero prefiero ser optimista) se calculan como la diferencia entre los ingresos y los gastos. Ya hemos dedicado una entrada enterita a los gastos de tu negocio y otra a las inversiones y la amortización, así que ahora es el turno de los INGRESOS.

Calcular los ingresos que vas a obtener en un negocio que aún no has montado bien podría ser el argumento de una película de ciencia ficción. Los ingresos se calculan multiplicando el precio de venta de tu producto por el número de unidades vendidas, hasta ahí todo bien. La primera parte de la ecuación ya la tenemos dominada, que para eso hemos dedicamos dos entradas a ver cómo se calcula el precio de venta de tu producto (click, click). El problema es la segunda parte. Siento destrozarte el corazón pero la verdad es que es imposible saber a ciencia cierta cuántas unidades de producto vas a vender, a no ser que tengas una bola de cristal ó sepas averiguarlo escudriñando la palma de tu mano con atención.

Lo que sí puedes saber con exactitud es cuántas unidades de producto necesitas vender para cubrir todos tus gastos. En economía esto se llama PUNTO DE EQUILIBRIO y conocerlo es muy útil porque te permite conocer la situación a partir de la cual comenzarás a obtener beneficios.  El punto de equilibrio se calcula como:

Fórmula punto de equilibrio

Y se representa de la siguiente forma: 

Esquema pto equilibrio

En el eje de abscisas representamos las unidades vendidas del producto (cantidad) y en el de ordenadas, el precio por unidad de producto (euros). El beneficio se calcula multiplicando las unidades vendidas por el precio unitario así que se representa como una línea ascendente.

Los costes fijos son una cantidad de dinero que no varía en función de las unidades vendidas, de ahí que sea una línea horizontal constante. Los costes variables, en cambio, sí aumentan a medida que produces más, de ahí que sea una línea ascendente. Por su parte, los costes totales son la suma de los costes fijos y los costes variables. Si no hay costes variables, el mínimo coste que tendrás serán los costes fijos, de ahí que los costes totales empiecen en el punto en que están los costes fijos. A medida que las unidades producidas aumentan, también lo hacen los costes variables y, por tanto, los costes totales; por este motivo los costes totales son una línea paralela a la de los costes variables.

El punto de equilibrio es aquél en el que los ingresos son iguales a los gastos, luego estará en la intersección entre la línea de los ingresos y la de los gastos totales.

Una vez calculado tu punto de equilibrio tienes que pararte a pensar si, tal y como tienes planteado tu negocio, es razonable pensar que puedas vender como mínimo ese número de unidades de tu producto. Tú lo conoces mejor que nadie así que eres la única persona en condiciones de analizar esta cuestión.

Vamos con un ejemplo, que estoy convencida de que es la mejor forma de ver en la práctica todo este rollo de teoría.

Sigo con mi idea, fabricar patucos es lo que mejor se me da en el mundo y, vista la acogida que han tenido entre mi círculo de amistades, estoy pensando seriamente en lanzarme al mundo empresarial cuesta abajo y sin frenos.

El otro día calculé el precio definitivo de mis patucos y el resultado que obtuve fue 27,02 €/ud (27 €, para redondear). Mis costes fijos son 296 € al mes y los únicos costes variables que tengo son los de empaquetar y enviar cada par de patucos que vendo (4,30 €/ud).

Nota aclaratoria antes de que nos perdamos por el camino, que no es cuestión. Cuando calculaste el precio de venta, incluíste como coste variable tu propia mano de obra, ya lo sé, pero una cosa es tenerla en cuenta para no hacer el primo regalando tu tiempo a tus clientes y otra muy distinta que sea un “gasto” a efectos prácticos. Tal y como vimos cuando hablamos de los gastos de tu negocio, tu sueldo no es un gasto para ti mientras que el de un empleado, por ejemplo, sí lo es. Cuando calculas el punto de equilibrio estás tratando de ver qué cantidad tienes que vender para no perder dinero con lo que haces o, lo que es lo mismo, a partir de dónde empiezas a obtener beneficios. El dinero que tú te vas a llevar a casa son precisamente esos beneficios, sean los que sean, no un sueldo de 1.000 € al mes. De ahí, que no consideremos tu tiempo como un coste variable aquí.

  • Costes fijos (CF) = 296 €/mes
  • Costes variables (CV) = 4,30 €/ud
  • Precio de venta (PV)= 27 €/ud

Calculo mi punto de equilibrio a partir de estos datos de la siguiente manera:

Punto de equilibrio = CF/(PV-CV) = 296/(27-4,30) = 13,04 pares de patucos al mes

Mi punto de equilibrio me dice que, para cubrir costes, necesito vender 13,04 pares de patucos al mes. Teniendo en cuenta que un mes suele tener 20 días laborables (5 días por 4 semanas), debería vender 0,65 pares al día, ¿esto es mucho ó es poco? He aquí la cuestión.

Teniendo en cuenta que, como vimos aquí, tardo 2 horas y media en tejer un par de patucos, escribir una nota de agradecimiento y enviarlo por correo, mi capacidad máxima de producción es de 3,2 pares de patucos al día.

Capacidad máxima producción (CMP) = 8 horas dia / 2,5 horas par = 3,2 pares al día

Tengo capacidad para producir 3,2 pares de patucos al día, luego soy capaz de fabricar patucos de sobra como para poder vender 0,65 pares al día y cubrir gastos con ello. Debería vender 2 pares de patucos cada tres días para cubrir gastos, lo cual me parece bastante asumible, así que esto tiene pinta de que mi negocio tiene posibilidades de momento.

Ahora que sé cuántos patucos puedo fabricar en un día, estoy en condiciones de calcular mis ingresos máximos, que serían los que yo obtendría si vendiera cada día todos los patucos que soy capaz de producir.

CMP = 3,2 pares al día x 20 días mes = 64 pares al mes

Beneficios = Ingresos – Gastos

  • Ingresos = Precio x Cantidad = 27 €/par x 60 pares al mes = 1.728 € al mes
  • Gastos = Gastos fijos + Gastos variables = 296 € + 4,30€/par x 64 pares = 571,20 € al mes

Beneficio bruto = 1.728 – 571,20 = 1.156,80 €

Luego si yo produjera y vendiera los 64 pares de patucos que constituyen mi capacidad máxima de producción, tendría unos beneficios brutos de 1.156,80 €.

Para calcular el dinero que me queda para mí después de la paliza patuquera, no me queda otra que repartirme los beneficios con mi socia Hacienda, a pesar de que ella no sabe ni cómo se coge una aguja. Suponiendo que estoy en Estimación Directa Simplificada, calculo los impuestos que me tocaría pagar como el 20% de los beneficios. Aunque no es un cálculo 100% exacto, es bastante aproximado y nos puede valer.

Impuestos = 1.156,80 * 20% = 231,36 €

Beneficio neto = 1.156,80 – 231,36 = 925,44 €

Esta es la cantidad máxima de dinero que me podré llevar a mi casa cada mes en el mejor de los casos. ¿Es suficiente? ¿Es probable que realmente me lleve esta cantidad ó venderé menos de mi capacidad máxima y me llevaré menos dinero a fin de mes? Este es el gran dilema.

La semana que viene seguiremos analizando este caso y viendo más cosas que debes tener en cuenta para decidir si te tiras a la piscina ó te quedas sentadita en el sofá de casa. Aquí queda mucha tela que cortar aún.

To be continued. Si tienes comentarios que hacer o dudas que te asaltan de lo que sea, puedes dejarme un comentario abajo, que no veas la ilusión que hacen.

¿LISTO PARA SER MÁS EFICIENTE Y GESTIONAR MEJOR TU NEGOCIO?

Ganarás tiempo y tranquilidad para tí

0 comentarios

  • Lupe dice :
    5 marzo, 2013 a las 09:06

    Estupendo post, como siempre!!

    Tengo un par de dudas (aunque creo que se deben mas bien a mi agotamiento mental a tan temprana hora, que eso de tener que bañar un perro rebozado en barro antes de empezar el dia del todo….)

    Los 296€ de gastos fijos, los has sacado de otro post, verdad?
    Pero se refieren a la cuota de autónomos, o son otra cosa?
    De no referirse a la cuota de autónomos, ésta habría que descontarla también de los beneficios, no? Aunque luego apenas tengamos coberturas, vaya….

    Lo siento mucho por molestarte 🙁
    Y mil gracias de nuevo por el post!! Esta es una de mis grandes dudas (por no decir la mayor), y es que esto de emprender está un poco complicado aquí.

    • fiscadummies dice :
      5 marzo, 2013 a las 09:39

      Hola Lupe!
      En el anterior post hablamos de "El precio de venta definitivo" y allí decíamos que los costes fijos de mi negocio patuquero iban a ser la minuta de la asesoría (40 €/mes) más la cuota de autónomos (256,72 €/mes). El importe de los gastos de asesoría los he puesto por poner una cantidad pero el importe de la cuota de autónomos es el mínimo real establecido por la Seguridad Social para 2013 (sin tener en cuenta las reducciones que acaban de sacar, claro). Las dos cosas suman 296,72 € pero para redondear lo he dejado en 296 €.
      Haces muy bien en preguntar, que ya que me he currado la entrada por lo menos quiero que quien la lea, lo entienda todo perfectamente. Así que ¡yo encantada de contestar!
      Un besote!!!

    • Lupe dice :
      6 marzo, 2013 a las 08:43

      Ya sabia yo que tenia que salir de algún sitio y andaba descentrada 🙂
      Muchas muchas gracias!

  • Ms.M dice :
    5 marzo, 2013 a las 09:33

    Genial explicado. Al final me re-matriculo en la UNED para acabar la carrera siguiendo tus explicaciones que ya las quisiera yo para los libros tan horrorosos que tenemos allí.

    A ver si sigo con als cuentas y veo cual es nuestro punto de equilibrio.

    Un besote.

    • fiscadummies dice :
      5 marzo, 2013 a las 09:43

      Me voy a plantear seriamente lo de solicitar en la universidad que convaliden asignaturas por la lectura atenta de estos posts… ¿te imaginas? ¡¡¡Eso sí que iba a estar bien!!! ¿Quién te iba a decir que utilizarías las teorías de clase de microeconomía para tu negocio de pompitas? Nunca se sabe…
      Un besote!!!

  • Patricia dice :
    5 marzo, 2013 a las 13:48

    Pues es cierto, ya me gustaría que los profesores que he tenido hubieran explicado como tú…

  • Ana dice :
    6 marzo, 2013 a las 19:45

    Maravillosa esta entrada, lo que nos tienes que explicar más es lo de Haciendo, y ese 20% que has puesto ahí como "cantidad aproximada", jeje, pero vamos, todo estupendo, nos estás ayudando tela marinera.

  • Emma dice :
    6 marzo, 2013 a las 20:50

    Genial! muchas gracias, ya tenia yo una hoja de excel iniciada, he recalculado mis formulas de precios y aunque en algunas cosas iba bien de precio en otras, ando muy por debajo de mis costes, así que iré subiendo poco a poco mis precios, eso a la larga me permitirá hacer buenos descuentos a tiendas (hasta la fecha ofrecía solo el 10% irrisorio)
    Una vez mejorando mis ventas y precios, espero poder mejorar los ingresos por lo que me podría plantear una dedicación exclusiva,
    muchas gracias por la ayuda

    pregunta, la cosa se complica cuando tienes diferentes productos que exigen diferentes tiempos de producción y costes, ya que una no sabe cuantos va a vender de cada mes de cada… no se si me explico.

    • fiscadummies dice :
      8 marzo, 2013 a las 18:08

      Cuando tienes varios productos muy diferentes entre sí, sería necesario calcular el punto de equilibrio para cada uno de ellos de la misma manera que debes calcular un precio de venta para cada producto.
      Los costes fijos deberías distribuirlos entre los diferentes productos en función de algun criterio (lo cual depende bastante del tipo de producto del que estemos hablando) y los costes variables se atribuirán al producto que los haya generado.
      Me alegro mucho de que los cálculos te hayan resultado útiles

    • Emma dice :
      13 marzo, 2013 a las 22:00

      ostras! no me había llegado al correo que me habías respondido, si que es bastante complicado, he recalculado mis precios, algunos básicamente cubren gastos, peeeeeeeero se que ando un poco elevada de costes, y que puedo reducirlos, así que intentaré reducir costes antes que empezar a subir precios. ando aún muy lejos de llegar a mi punto de equilibrio.

  • Judit dice :
    6 marzo, 2013 a las 22:43

    Hola! Una vez leído el post, me he puesto con mi libretita a realizar justamente el punto de equilibrio de mi futuro/posible negocio…

    y tachán tachán….

    Oh! Horror! No lo sé hacer (insertar aquí cara de dibujo con la gota de sudor cayéndose)

    Y es que…

    Ok. Tengo los costes fijos: alquiler del local por horas. Pongamos 10€, más la cuotas de autonómo. (Por cierto… el 23F, salio en el BOE, eso de que a los emprendedores menores de 20, y mujeres de 35 les saldría más barato. ¿Está ya en marcha? ¿Se sabe algo más?

    Bueno que me voy del tema…. Y esto lo teníamos que dividir con el precio de venta unitario, x coste unitario. En mi caso, estaríamos hablando de Servicios, y por lo tanto, como tal, no hay un coste concreto de unidad. ¿Cómo se llevaría a cabo?

    Entiendo que el coste de la unidad, han sido la inversión que hice en su momento de los estudios, concretamente del máster del coaching, mmmm… pero no lo acabo de ver como un coste concreto de unidad.

    ¿me das un poco de luz, please? ;)))))

    • fiscadummies dice :
      8 marzo, 2013 a las 18:16

      Hola Judit!
      Te respondo por partes:
      No conozco muy bien cómo funciona tu negocio pero debes tener en cuenta que los gastos de alquiler son gastos fijos sólo si no dependen de tus ventas. Si tú por ejemplo sólo alquilas el local cuando vas a pasar alguna consulta, el gasto de alquiler para tí será variable y no fijo.
      En mi opinión, la inversión que hiciste en tu máster no es en realidad un gasto de tu negocio puesto que en principio parece que lo hiciste antes de empezar con tu actividad.
      Para los menores de 30 y mujeres menores de 35 se han aprobado una serie de reducciones en la cuota de autónomos. Esto ya está en vigor y tengo pensado hacer un post explicándolo todo.
      Espero haberte ayudado!

  • Juanmi dice :
    7 marzo, 2013 a las 10:25

    Qué bien comunicado todo! enhorabuena, me encanta leer temas tan escabrosos para mí de manera tan amena y agradable

  • fiscadummies dice :
    8 marzo, 2013 a las 18:30

    Ohhhh, me alegro de que te hayan gustado mis traducciones simultáneas. A veces sudo tinta china para inventármelas, no te creas, pero creo que el resultado merece la pena.
    Respecto a lo que me comentabas de la gráfica del punto de equilibrio, te contesto aquí por si a alguien más se le ha planteado la duda.
    Los gastos fijos son una cantidad constante, invariable, de ahí que sean una línea recta; los gastos variables dependen de las unidades vendidas y por eso tienen una pendiente ascendente: cuantas más unidades vendes, más gastos tienes. Cuando se venden muchas unidades, puede ser que algunos costes disminuyan y eso se reflejaría en la pendiente de los gastos variables.
    Dado que los gastos totales son la suma de los fijos y los variables, deben representarse siempre como una línea paralela a los gastos variables. La distancia entre ambas serán los costes fijos.
    No se si me he explicado muy bien pero estoy segura de que si intentas representar la gráfica en un papel, lo verás muy fácilmente.
    Besos!!!!

    • Juanmi dice :
      12 marzo, 2013 a las 10:41

      es cierto! gracias por tu atención!

  • Rosa del Río dice :
    12 marzo, 2013 a las 13:33

    Aquí hay tela marinera!!!!. Poquito a poco lo voy asimilando!!!!!. Gracias por ser tan realista y hacernos ver todo con lupa!!!!. Con los negocios no se juega!!!!. Un abrazo!!!!.

  • Paticia Estrada dice :
    19 noviembre, 2014 a las 18:14

    Hola!!! Soy nueva en tu blog, pero lo que llevo leído me ha encantado! Solo tengo una pregunta, cuando lo que vas a vender, ya lo compras hecho, no lo fabricas tu, cómo haces el cálculo del precio de venta al público???? Es decir, la historia cambia totalmente! Ya me había aclarado con lo del material y las horas invertidas, etc, etc, pero claro, en mi caso, que compro ya hecho el producto… como calculo el PVP? Gracias por toda la ayuda que puedas darme! Ya me he vuelto a liar con esto!!!

    • fiscadummies dice :
      21 noviembre, 2014 a las 10:45

      Hola Patricia y bienvenida!
      Hace unos meses hablamos sobre cómo calcular el precio de los productos que vendes en esta entrada:
      http://www.fiscalidadparadummies.com/el-precio-de-venta-definitivo/
      Si lo que vendes son productos ya hechos, te ahorras buena parte de los cálculos y lo que deberías hacer es considerar el precio de adquisición de lo que vendes, en lugar del precio de producción. Ten en cuenta que cuando tu producto lo compras hecho, su venta conlleva también otros costes porque, por ejemplo, la luz y la factura de alquiler la vas a tener que pagar igual. La clave está en añadir al coste de los productos un margen lo suficientemente amplio como para cubrir todos tus costes (fijos y variables) y sacar un beneficio para ti.
      Un beso,
      Sara

¿Y tú qué opinas?

¿QUIERES PAGAR MENOS IMPUESTOS?

Descarga mi ebook “35 gastos deducibles para pagar menos impuestos“