Las vacaciones de verano del emprendedor. Caso 1: autónomo sin hijos

vacaciones del autónomo sin hijos

Llega el verano. Ya lo tenemos aquí y empiezan los pensamientos y decisiones sobre las vacaciones. ¿Qué hacer? ¿Te tomas o no vacaciones este año? ¿Tienes tiempo? ¿Dinero disponible y que luego no sientas miedo por si llegan imprevistos?

Tu cabeza va a mil, mucho más de lo que lo hace en invierno si cabe. Y es que durante el año de trabajo “normal” estamos amparados en el paraguas del trabajo. Hay que trabajar, de eso no cabe duda. Así que no nos planteamos nada. Trabajar constantemente está incluso bien visto (afortunadamente cada vez menos).

Pero cuando llega el verano, la cosa cambia. Trabajar todo el día nos cuesta más y aunque seamos emprendedores – autónomos – adictos al trabajo por pura necesidad, sentimos que unos días nos debemos ir de vacaciones. Por empuje social que queda fatal lo de “me quedo trabajando todo el verano” y por necesidad real. Necesitamos irnos de vacaciones. Eso es así. Estamos agotados y es importante descansar.

¿Podremos? Lo de descansar digo. Porque aunque consigamos irnos unos días, otra cosa muy distinta es que seamos capaces de desconectar del trabajo. Eso lo vemos después. El primer paso es decidir si irnos o no.

Eres autónomo… ¿Vacaciones? ¿Qué es eso?

¿Cuántas veces, desde que eres autónomo, te has ido de vacaciones? Si estás en pareja (en este post hablamos de los autónomos – freelances sin hijos) quizás te has ido alguna que otra vez porque tu pareja te lo pide y lo necesitáis. Pero si estás soltero/ a, esto se complica. ¿Por qué? Porque estar soltero / a implica que somos auténticamente libres (también en pareja pero entendamos bien lo que queremos decir, que últimamente estamos muy susceptibles con esto y no se puede decir nada). Cuando estamos en pareja compartimos nuestro tiempo con otra persona y las vacaciones son de dos, conjuntas por lo que estamos más enfocados a, en algún momento, cogernos unos días.

La otra persona lo quiere, nos lo pide y también nuestra vida en común necesita de esos días libres. Estando solteros, la cosa cambia. Necesitar se necesitan las vacaciones igualmente pero es más fácil decirnos a nosotros mismos que no y evadir ese momento. No hay nadie que nos “fuerce” a descansar y desconectar del trabajo.

Así que seguramente, en este momento, si echas la vista atrás y piensas en cuántas vacaciones has tenido desde que eres autónomo – freelance, te sorprenderá la escasez de ellas.

Los motivos para evadir las vacaciones como autónomo

Excusas y motivos que nos ponemos para no irnos de vacaciones cuando somos autónomos son muchos no, muchísimos. Cualquier cosa nos vale. Lo digo yo por experiencia porque desde que me hice autónoma, llegar al punto de coger vacaciones fue un auténtico trauma. De hecho, en los peores momentos de mi vida (situaciones de salud de mis familiares) llegué a montar la oficina virtual en hospitales.

Como autónomos hay que aprender, además de facturar y demás, a racionalizar esto del trabajo. Está bien que si no trabajamos no cobramos, que somos nuestros propios jefes, etc. El nivel de responsabilidad es muy alto pero lo somos, somos responsables y eso también implica saber parar y descansar.

Entrar en bucle de trabajo continuo hasta la extenuación, no es buena idea porque enfermaremos y a ver en ese momento cómo trabajamos. No lleguemos a explotar. Cojamos vacaciones antes.

Como decía, los motivos para no coger vacaciones son muchos como autónomos. Identificarlos, tenerlos claro nos ayudará a poder solucionarlos.

*Me voy a ceñir a los más habituales y potentes para poder acotar. Pero haberlos, hay muchos y somos auténticos maestros en desarrollarlos.

  • No tengo tiempo.

¡Mentira! Sí que tienes tiempo y lo sabes. Lo que pasa es que pensamos que si dejamos de trabajar durante unos días, el mundo explotará unido a un tsunami (aunque vivas en el interior) más un terremoto que hará que pierdas todos tus clientes y tu trabajo. Y esto sólo por irte unos días.

Siento descubrirte que nada de esto pasará. De hecho, si dejas todo preparado de trabajo finalizado, un mail de respuesta automática y avisas a tus clientes de tus vacaciones, nadie se dará cuenta de que no estás. Nadie es imprescindible y todo el mundo entiendo que se necesitan vacaciones. Y más, en verano que la gente está a otra cosa.

  • No tengo dinero.

¿De verdad? ¿Esto es una realidad o una excusa? Lo digo porque a mi me ha pasado muchas veces decir que no tengo dinero para irme de vacaciones para auto – justificarme que no me iba de vacaciones.

Haz las cuentas reales y analiza tus cuentas. Recuerdo el primer año que me fui una semana de vacaciones siendo autónoma. Me gasté en 10 días, con alojamiento, comidas, surf, yoga… Todo, 800 €. Pensé que se me iba a ir la vida, que en invierno me faltaría para comer… ¿sabéis qué pasó? NADA. A la vuelta estaba morena, descansada y feliz de haberme ido de vacaciones y mi cuenta bancaria ni se enteró de mis gastos.

Si lo analizas bien, seguro que puedes permitirte aunque sean, un par de días.

  • Tengo tiempo y dinero – pero no debo por “si acaso”.

Y aquí viene el bloqueo más potente: tienes tiempo, tienes dinero… Lo sabes pero “por si acaso” no me voy a ir. Por si acaso… ¡todo vale! Ahí puedes poner lo que quieras y a imaginación a un autónomo no nos gana nadie. Por si acaso en invierno no tengo clientes, por si acaso mis clientes de ahora tienen una urgencia en verano, por si acaso en otoño hay una catástrofe en casa y tengo que arreglar algo con el dinero, quizás me ponga enferma, puede que… ¿Qué? ¿qué aparezca un ovni y nos invadan y necesites ese dinero y ese tiempo libre para salvar al mundo?

Venga. Basta. Para. Hay que irse de vacaciones y te recuerdo que este post es para los que no tenemos hijos. No es que no tengamos nada que hacer y seamos ciudadanos de segunda por tener hijos (no es eso por más que algunos / as nos lo hagan pensar) sino que podemos disponer más de nuestro tiempo como queramos y la organización es más fácil. ¡Aprovéchalo! Y vete de vacaciones.

Todos en el mundo mundial necesitamos salir de nuestra rutina y descansar. Lo de descansar lo vemos en otro post porque eso es “harina de otro costal” pero al menos, esperamos que con estas líneas hayas dado un paso más en esto de convencerte de que este verano, puedes y debes por tu salud, parar unos días aunque sean 2 ó 3 (y si eres más de vacaciones de invierno como yo, perfecto pero en verano unos días necesitas).

 

Deja tu comentario

UNETE A NUESTRA NEWSLETTER

y sé el primero en enterarte de las novedades

#mc_embed_signup{background:#fff; clear:left; font:14px Helvetica,Arial,sans-serif; width:100%;} /* Add your own Mailchimp form style overrides in your site stylesheet or in this style block. We recommend moving this block and the preceding CSS link to the HEAD of your HTML file. */

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de esta web