Salir de viaje no es desconectar: Vacaciones del autónomo.

viajar no es desconectar

Ay, queridas vacaciones. ¿Existen para el emprendedor? Ummmm… pues depende de cada uno. Y no depende del nivel de responsabilidad ni de implicación ni nada parecido sino del “enganche” emocional y la gestión de los miedos que tengamos. El autónomo debe estar muy atento a estas señales.

Sí, así es. Es una realidad. Esto de cogerse o no vacaciones no depende en gran medida del dinero que tengamos en el banco disponible, ni de los clientes, ni del trabajo pendiente ni del tiempo del que dispongamos como autónomos. El irnos o no de vacaciones cuando somos autónomos – freelance – ceos de nuestro negocio es una decisión totalmente emocional.

Pensamos que somos totalmente imprescindibles en el ecosistema laboral. Sentimos que si nos vamos aunque sean dos días, el mundo va a explotar y nos quedaremos sin negocio – proyectos – clientes. Estamos convencidos de que si estamos de vacaciones, nuestra cuenta bancaria tendrá un agujero como el del Titanic y perderemos todo… Y luego en otoño – invierno cómo vamos a vivir.

Es así. Todos nos sentimos así en algún momento de nuestro viaje de emprendedor, sobre todo al principio (os aseguro que a medida que va pasando el tiempo, esto se asienta y recuperamos la racionalidad y la inteligencia emocional). Es un momento súper angustioso porque aunque estemos agotados física y emocionalmente, no nos permitimos unos días de vacaciones vaya que todo desaparezca y a la vuelta no encontremos nada.

Pero como decía, a medida que vamos cumpliendo años de autónomo, esta situación se va suavizando y tenemos más control de nuestras decisiones. Volvemos a ser más racionales y sentimos que si nos vamos, no es que no vaya a explotar el mundo (esa idea sigue ahí en la cabeza), sino que seremos capaces de poner solución. Así que decidimos irnos unos días.

Atención, peligro: irnos de vacaciones no significa desconectar del trabajo

Exacto. Nos vamos. Lo tenemos decidido. Hemos buscado el destino, reservado el alojamiento y organizado el viaje. ¡Nos vamos de vacaciones! Pero, ¿realmente vamos a descansar? Pues si es la primera vez que te vas de vacaciones desde que eres autónomo, seguramente ¡no! Ya te lo adelanto.

No vas a descansar y aprovechar esos días para reponerte porque no vas a ser capaz de desconectar mentalmente del trabajo. Esto es así y por desgracia, necesitarás un proceso en el tiempo para gestionarlo bien.

Lo primero para comprobar que esto que te digo es real, analiza tu equipaje.

  • Ordenador:

¿Lo has metido? Seguramente sí. Tu portátil está lo primero en la maleta. Eso es así y lo mejor es aceptarlo y no pelear con ello. No te pongas excusas del rollo “es para una emergencia por si ocurre algo de un cliente”. Lo llevas porque tú quieres y te da seguridad. No importa, está bien. Seguro que llegará un momento en el que no lo lleves pero si ahora mismo te da tranquilidad, llévalo. Puede que incluso te sorprendas y a la vuelta veas que no lo has encendido.

  • Ipad – tablet:

si tienes tablet verás como tu auto-engaño es mayor porque dejarás el portátil en casa y te sentirás súper bien pero ahí que llevas la Tablet. Está también bien, no pasa nada. Pero hay que intentar no usarla para temas de trabajo… Que estamos de vacaciones.

  • Mail en la primera pantalla del móvil.

Sin móvil no te vas a ir, obviamente. Nos cortamos las manos antes pero, si te vas de vacaciones y tienes el mail en la primera pantalla de tu móvil o mucho peor, las notificaciones encendidas… No estarás de vacaciones. Apaga las notificaciones de email y de todo lo que tenga que ver con trabajo. De hecho, si eres valiente, desactiva la app de email de tu móvil ¿es mucho? Bueno, está bien pero plantéate no mirarlo por lo menos, constantemente.

Irte de viaje no serán vacaciones y casi mejor que te quedes si no eres capaz de dejar el trabajo en tu casa – oficina. Intenta por todos los medios que esos días estén alejados de tu trabajo. No pasará nada, de verdad. Si ves que tu negocio está en un punto en el que necesita un control diario (o lo estás tú para estar más tranquilo) limita el tiempo diario de exposición al trabajo cuando estás fuera. Márcate ese momento en el que vas a revisar el email (quizás a la mañana o a la noche) y plantéate que no vas a contestar.

Has avisado a tus clientes, has dejado el trabajo hecho así que no hay urgencias (a no ser que seas médico y/o bombero con lo que autónomo, no eres). Las urgencias normalmente no son reales así que, educa también a tus clientes a que respeten tu tiempo de vacaciones. Avísalo con bastante tiempo, deja todo lo que puedas hecho y vete tranquilo. El respeto y el cuidado empieza por uno mismo.

 

 

Deja tu comentario

UNETE A NUESTRA NEWSLETTER

y sé el primero en enterarte de las novedades

#mc_embed_signup{background:#fff; clear:left; font:14px Helvetica,Arial,sans-serif; width:100%;} /* Add your own Mailchimp form style overrides in your site stylesheet or in this style block. We recommend moving this block and the preceding CSS link to the HEAD of your HTML file. */

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de esta web