Vacaciones autónomo: Cómo decir a tu cliente que te vas unos días

comunicar tus vacaciones

El autónomo parece ser ese raro espécimen que no tiene derecho a vacaciones. Que siempre debe estar disponible. Que en todo momento debe, de forma urgente y con premura, dejar todo para atender a ese “capricho” del cliente. Y decimos capricho porque en la mayoría de las ocasiones, eso que es súper urgente para ahora mismo, luego lo entregas y se pasa días e incluso semanas en su bandeja de entrada sin que ni siquiera, lo abra. Y es que uno de los mayores retos de un autónomo que ha decidido tomarse vacaciones es como se lo va a comunicar a su cliente.

Un autónomo es una persona y necesita vacaciones

Cliente que no entienda esto, cliente que no deberías tener. Sí, es extremo pero por la salud de tu negocio y por la tuya propia, deberías tener un buen filtro. Porque al final atraemos y mantenemos los clientes que se ajustan a nuestra forma de ser y actuar. Y ser saludable empieza por uno mismo y hay que saber poner límites.

Ser autónomo no significa que estoy disponible para ti 24 / 7. Al contrario. Si quieres mayor disponibilidad, contrata a una persona en nómina que te va a costar un sueldo mensual, con sus impuestos, sus posibles bajas laborales y sobre todo, sus vacaciones que nadie cuestiona.

Un autónomo trabaja “contigo” (el día que dejemos de decir que una persona trabaja para nosotros, habremos dado un importante paso en esto de construir equipos y ser líderes en lugar de jefes rancios), pactáis un trabajo – proyecto puntual y/o un fee de servicios. En ningún momento se negocia (a efectos normales porque entonces estaríamos hablando de “falso autónomo”) un horario determinado.

Un autónomo no tiene que pedir permiso para irse de vacaciones y no tiene que estar disponible siempre. El primero que tiene que creerse esto, es el autónomo. Pero aquí entra esto que siempre hablamos y que nos afecta a todos… El miedo del autónomo a perder el cliente.

Lo entiendo. Existe ese miedo pero si no lo superas puede que mantengas un cliente a costa de tu salud emocional por los altos niveles de estrés a los que te va a someter.

Un cliente saludable es aquel que trabaja que con sus colaboradores freelance exista un trato también saludable y de respeto. Que no vale escribirles y llamarles a cualquier hora en todo momento. Que hay que respetar unos cánones de comunicación que también son aplicables a los colaboradores.

Y esto por supuesto, incluye las vacaciones. Tú, yo, todos los autónomos necesitamos vacaciones porque también estamos cansados, saturados, etc, etc. Así que el primer paso es contigo mismo y solventar ese miedo a irte de vacaciones. Esto ya lo hemos hablado y estamos en el punto de preparar las maletas.

Comunicación hacia el cliente

Irte de vacaciones como autónomo es una obligación porque necesitas descansar. Estamos totalmente de acuerdo y te incitamos a hacerlo. Eso sí, con responsabilidad para con tu negocio, contigo mismo y también con tus clientes – proyectos.

Si has trabajado bien, si has plantado y abonado una relación saludable con tus clientes, estos entenderán que te vayas de vacaciones. ¿El siguiente paso responsable? Que les comuniques que te vas y hagas previsión.

Exacto. Como colaborador externo tienes unas series de tareas contratadas… Que deben quedarse hechas antes de irte de vacaciones. En esto no hay alternativas y si no lo haces, estarás entonces creando un conflicto porque tu cliente podrá exigirte lo que no has hecho y la última consecuencia va a ser que estará en su derecho de no pagarte y además, a ver cómo recuperas esa relación laboral.

Por eso, si te vas de vacaciones, déjalo todo bien hecho, planificado y cerrado.

En caso de los proyectos puntuales que tu cliente puede necesitar durante tu periodo de vacaciones, no podrás hacer nada si le surge la brillante idea durante tus vacaciones. ¿Cómo evitarlo y no perder ese proyecto? Anticipándote.

Avisar a tu cliente con suficiente antelación de que durante los días marcados no estarás disponible es la forma más inteligente de actuar. Avisa, envía un mail, una notificación, una carta o lo que tú quieras que creas que va a hacer efecto para que tu cliente sepa que te vas de vacaciones.

Dile que estarás descansando, que el trabajo que teníais entre manos está terminado y que si necesita algo esos días, que lo avise ya para poder hacerlo con tiempo y cubrir sus pedidos. En caso de que se le “ocurra” algo durante tu periodo vacacional, podréis hablarlo a tu vuelta y lo incluirás en tu calendario de trabajos.

La anticipación, la antelación, la previsión y una buena comunicación son lo único que te puede ayudar a que tu cliente entienda que te vas de vacaciones, no te pida nada en esos días y tú puedas descansar tranquilo, disfrutar de tus días de descanso para reponer pilas y saber que no vas a perder ningún trabajo porque el cliente te escriba / te llame, no te encuentre y monte en cólera porque no sabe dónde estás.

Comunicar bien es una llave para el éxito que siempre, debes tener a mano.

 

 

Únete a nuestra newsletter

y sé el primero en enterarte de las novedades

#mc_embed_signup{background:#fff; clear:left; font:14px Helvetica,Arial,sans-serif; width:100%;} /* Add your own Mailchimp form style overrides in your site stylesheet or in this style block. We recommend moving this block and the preceding CSS link to the HEAD of your HTML file. */

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de esta web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *