Autónomo: gestionar o no tú mismo tu fiscalidad

autonomo fiscalidad

Cuando comenzamos nuestra actividad como autónomos, nos creemos en posibilidad de llevar y gestionar todo lo que concierne a nuestro negocio. Primero porque pensamos que podemos con todo cuál Superman – Superwoman y segundo, porque nuestro principal objetivo es “reducir gastos”.

Además, a esto, hay que sumarle que en el 90% de los casos, desconocemos todo lo que implica gestionar un negocio. Nosotros sabemos de lo que sabemos y somos buenos, de hecho seguramente muy buenos, en lo nuestro. Quizás sea marketing, comunicación, creativo, vender cosas… Lo que sea pero llevar un proyecto – negocio, aunque sea unipersonal y seamos autónomos, implica mucho más que como decía, hacer eso en lo que eres realmente bueno y notable.

Entre una de estas muchas cosas o tareas de las que seguro no tenías constancia o no estaban en tu escenario diario y a las que me refiero es la facturación – contabilidad – fiscalidad. Seguro que cuando empezaste ni siquiera, te planteabas que tendrías que dedicar tiempo semanal – mensual y sobre todo, trimestral, a estas tareas y acciones. Y desde ya te comento que no son nada agradables si no estás habituado.

¿Por qué nada agradables? ¿Son difíciles? Pues depende del manejo y de lo que te guste este asunto de los números, legalidad, fiscalidad y tratar con Hacienda y la Seguridad Social. Por mi propia experiencia os reconozco que desde que monté mi negocio, este es uno de los principales “dolores de cabeza” mensuales. No me gusta trabajar con impuestos, con asuntos fiscales y menos, con Hacienda.

¿Qué ocurre cuando no es lo nuestro esto de la fiscalidad?

Pues que se convierte como en mi caso no sólo en un dolor de cabeza sino en un problema serio para nuestra vida. Equivocarnos en una factura puede llevarnos a no facturar correctamente y perder dinero, algo que de una manera u otra es asumible. Dejar pasar una fecha del calendario fiscal, eso ya son palabras mayores. No cumplir de forma correcta e impoluta (recordemos que hablamos de Hacienda) puede incurrir en multas, desagravios y otras situaciones incómodas y dolorosas a las que hacer frente.

El asunto contable y fiscal de nuestro negocio es una de las áreas o “patas” más importantes. Primero porque estamos trabajando con nuestros ingresos – gastos y segundo porque nuestra tranquilidad o ausencia de ella, va implícito.

Por lo tanto, en algún momento (cuanto antes mejor) debes plantearte cómo quieres llevar este asunto en tu negocio.

Entiendo perfectamente que quieras reducir gastos pero hay una premisa que es súper importante y es valorar tu tiempo. Con esta máxima fue con la que yo decidí quién, cómo y cuándo llevaría mis asuntos fiscales.

Gestionar tú o delegar los asuntos fiscales de tu negocio como autónomo

Lo mejor para poder tomar una decisión acertada es que vayamos desgranando los casos uno por uno y así puedas verte reflejado en alguno de ellos. Empatizar y personalizar siempre es más útil.

Nuevo autónomo 

Si estás por empezar tu andadura como autónomo, es el mejor momento para analizar todas las tareas que implicarán tu nuevo proyecto. Todas son todas. También esas que no tienes pensadas. Habla con otro autónomo, hazte con un mentor, lee blogs y descubre esas tareas que están ahí, a las que deberás hacer frente y que tienes que organizar en tu calendario.

Con todas ellas sobre la mesa, con un horario establecido y con tus conocimientos o ausencia de ellos en determinados aspectos, podrás elegir si la fiscalidad de tu proyecto la llevas tú o no.

Ya eres autónomo hace tiempo

Y estás pasándolo mal con esto de la fiscalidad. Cada vez tienes más trabajo y tienes que dedicarle tiempo a preparar impuestos, trimestres, facturas, etc. No puedes más, estás angustiada y no sabes qué tareas quitarte. ¡Aquellas en las que no eres súper potente y no te dan rédito! Yo lo tengo claro. Cuando llega el momento de delegar, me quito aquello en lo que no soy buena, que me da dolor de cabeza y que es mucho más rentable para mi subcontratarlo que sufrir por ello.

Tu tiempo vale dinero… ¿Cuánto?

Para decidirte si contratar a alguien para que te lleve estos asuntos fiscales o no, estarás dándole vueltas al presupuesto y puede que lo veas como un gasto que te puedes ahorrar. Sí, podría ser así pero… ¿crees que es una realidad eso de que ahorras dinero por hacerlo tú?

 

Tú eres bueno en lo tuyo y es así como consigues ingresos. Si a realizar toda la contabilidad y fiscalidad de tu negocio le dedicas x horas a la semana que suman z horas al mes… ¿cuánto te cobra un profesional por hacerlo? ¿qué nivel de tranquilidad te aporta saber que está en manos de un profesional y por tanto, libre de errores? ¿Cuánto vale cada hora de tu tiempo que podrías estar dedicando a tareas por las que ingresar quizás el doble o el triple de lo que pagas porque te hagan este trabajo?

 

Personalmente, el primer año hice yo la contabilidad y fiscalidad de mi negocio. ¡Error! Y no solo porque la liaba “muy parda” en los números, los trimestres, etc sino porque me perdía conocer subvenciones de las que me podía beneficiar y ni sabía que existían. Me pasaba las noches pensando angustiada en el momento de hacer los impuestos y trimestre. Y perdía mucho tiempo haciendo algo que ahora me lleva una persona por un precio más que razonable y que es muy inferior a lo que yo cobro si ese tiempo lo dedico a trabajo facturable.

 

La decisión es tuya pero a veces, el dinero está para darnos tranquilidad… También en nuestro negocio. Valóralo bien antes de decidir. Yo trabajo con Sara o Sara lleva mis asuntos, como prefieras verlo y es la mejor decisión que he tomado. Llevo un controlo de mis ingresos y gastos pero en asuntos fiscales, estoy tranquila porque sé que ella lo controla al 100%. Como se dice en mi ciudad del sur: ¡No está pagado!

Deja tu comentario

UNETE A NUESTRA NEWSLETTER

y sé el primero en enterarte de las novedades

#mc_embed_signup{background:#fff; clear:left; font:14px Helvetica,Arial,sans-serif; width:100%;} /* Add your own Mailchimp form style overrides in your site stylesheet or in this style block. We recommend moving this block and the preceding CSS link to the HEAD of your HTML file. */

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad de esta web